Más de 130 expositores mostrarán sus productos en Aínsa el fin de semana.

Más de 130 puestos de exposición y venta de productos, con predominio de la artesanía alimentaria, y un programa de actividades paralelas en el que sobresalen las dedicadas a la ganadería y al medio ambiente, constituyen la oferta que la Expoferia de Sobrarbe brindará al público entre la tarde del próximo viernes, 7 de septiembre, y la del domingo día 9, en el castillo de Aínsa.

La XXXIII edición del certamen sobrarbense cuenta con un presupuesto cercano a los 55.000 euros, en el que participa la Diputación de Huesca, cuya responsable de Desarrollo Territorial, Maribel de Pablo, comprometió ayer la continuidad de esta ayuda; y espera recibir una cifra de visitantes similar a la del año pasado, que fue de 10.000 personas, según ha explicado el director de la feria, José Antonio Murillo. Y es que, junto a su carácter comercial, la Expoferia tiene un destacado componente de punto de encuentro de los habitantes de la comarca, a los que se unen visitantes de territorios vecinos, como del sur de Francia, pero también de otras comunidades autónomas.

Junto a De Pablo y Murillo, han presentado este lunes en Huesca la nueva edición de la Expoferia el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, y el presidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Juan Antonio Gil.

Gil fue el encargado de presentar las novedades de este año, como el Premio a la Biodiversidad Agrícola y Ganadera, que reconocerá a agricultores y ganaderos que lleven a cabo prácticas sostenibles como por ejemplo el uso de variedades locales en los cultivos, la no utilización de plaguicidas químicos, la utilización de los pastos de montaña de la zona, etcétera. Además de un taller sobre mariposas y otra de anillamiento de aves, se han programado tres charlas que se incorporan a las Jornadas Ganaderas a través del programa “Biodiver”: una sobre la Red Natural 2000 y la ganadería extensiva, otra sobre un proyecto puesto en marcha en Cantabria para la venta de lechazos; y una tercera que ofrecerá la Asociación “La Pastorale Pyreneenne” sobre perros de vigilancia (mastines) para el ganado. Además, se presentará la Asociación Porc-Libre, de porcicultores libres del Pirineo.

El director del certamen ha incidido en que hay actos para todos los públicos (desde pequeños a mayores, pasando por los adolescentes) y avanzó que este año la comida subasta tendrá como protagonista al ovino, en concreto al masito ecológico de Montearagón.

Ha explicado que entre el 20-25 % de los expositores son productores locales que asisten bajo el paraguas del Geoparque de Sobrarbe, y que tras la artesanía agroalimentaria, la maquinaria agrícola es el sector con más presencia en la feria sobrarbense.

El alcalde ainsetano ha incidido en que el certamen es un escaparate de la actividad económica del territorio, que conjuga la ganadería y la agricultura (base de la feria, antaño) con otro tipo de actividades como el sector servicios, comercio, maquinaria agrícola, artesanía, conservación del medio ambiente, turismo o cultura.

Pueyo ha anunciado que en octubre se dará a conocer el primer zumo de manzana de montaña autóctona y también se podrá degustar la “judía de montaña”. Tras apuntar que el ayuntamiento “sigue apoyando la iniciativa privada”, ha recordado los proyectos de cooperación que están en marcha en la zona como “Sobrarbe, Autóctono y Sostenible”, “Sobrarbe, Agrodiverso y Sostenible” y el Dusal (en el marco del programa Poctefa) gracias al cual se promociona un área que comprende municipios sobrarbenses y franceses y que, entre sus primera acciones, está la puesta en servicio de un autobús entre España y Francia (y viceversa) los martes, viernes y sábados entre julio y el 15 de septiembre. Otra de sus acciones será la instalación de un estand en la Expoferia para todas la oficinas de turismo de las localidades implicadas.

NOVENTA NEGOCIOS DESDE 2015

El alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, ha destacado que desde el año 2015 (cuando empezó el actual mandato municipal), se han creado en el municipio 90 empresas o negocios, de los que 58 corresponden al sector servicios, a comercio y a profesionales, y 32 están relacionados con la ganadería, de los que 19 son incorporaciones de jóvenes al sector. Este movimiento se ha traducido, por ejemplo, en la apertura de una oficina bancaria en la localidad, hecho que el primer edil subrayó, al igual que resaltó que el municipio sume 2.220 habitantes y que sea “un centro de servicios de toda la comarca y de comarcas vecinas”. Otra muestra de este dinamismo es el hecho de que el Centro de Emprendedores de Aínsa, en el que 10 profesionales desarrollan su trabajo, se ha quedado pequeño, por lo que el Ayuntamiento planea su traslado a otro local para poder ampliarlo y dar cabida a los emprendedores que lo demanden.

Fuente: Diario del AltoAragón (4-9-2018).

2018-09-05T14:35:04+00:00