Quebrantahuesos muerto

El centro zoológico Iris pedirá ser declarado de interés público.

Ayuntamiento de Barbastro y los promotores estudian las posibilidades para que pueda continuar la actividad pese a no estar a 2.000 m del casco urbano como marca la ley.

Los promotores del denominado centro zoológico Iris y el Ayuntamiento de Barbastro estudian la viabilidad de que esta actividad continúe pese a no cumplir con la distancia de ubicarse a 2.000 metros del casco urbano, tal y como marca para este tipo de espacios la legislación autonómica para poblaciones de más de 5.000 habitantes desde su reforma en 2009. Hoy han mantenido una reunión en las propias instalaciones el alcalde Fernando Torres, la concejal de Turismo y teniente de alcalde, Blanca Galindo, el empresario Jorge Raya, su mujer y compañera en esta actividad Beatriz Cosculluela y el director general de la Fundación Quebrantahuesos de Aínsa, Oscar Díez.

La reunión ha transcurrido con ánimo constructivo y se han planteado soluciones sobre la mesa para tratar de poder subsanar la dificultad legal que entraña no cumplir los 2.000 metros de distancia con el casco urbano. Los promotores van a solicitar al Ayuntamiento que tramiten la declaración de interés público o social alegando el impacto en la comunidad que tiene su trabajo: custodian y cuidan especies abandonas, recogidas de particulares o de otros zoológicos que ya no pueden atenderlas (su última adquisición fue el pasado domingo, unos gallos de pelea incautados en Zaragoza y que se encontraban en mal estado); conservan especies amenazadas como la lechuza; realizan actividades con escolares para inculcar el respeto por la fauna; campus en periodos vacacionales para conciliar la vida laboral y familiar; terapias con sus animales los ancianos de la residencia municipal y con los residentes con discapacidad intelectual de Valentia; y el centro recibe aproximadamente 5.000 visitantes al año, la mayoría colegios de varios puntos de España.

Por todo ello prepararán un dictamen para presentarlo ante el Ayuntamiento y que sea el Concejo quien lo traslade al Gobierno de Aragón con el objeto de que se le permita dar la licencia a Iris pese a no cumplir con la distancia al casco urbano.

La anómala situación en la que se encuentra el núcleo zoológico Iris -que opera como tal sin tener la licencia administrativa- trascendía a la opinión pública este fin de semana. El viernes por la mañana en una comisión de Urbanismo del Ayuntamiento se informó que el Centro Iris recibió hace unos días un requerimiento de la DGA en la que se le exige que, antes de este 1 de marzo, informe de su condición legal y que deje de exhibir determinados animales que actualmente cuida y que la licencia de que dispone no ampara. Los gestores del centro admiten que operan como parque zoológico sin serlo y adelantan que, si el plazo que vence el 1 de marzo no se prorroga, deberán cesar en sus actividades, ya que su negocio, señalan, “no es viable” si no se les permite seguir funcionando como parque zoológico.

Los propietarios han intentado cumplir con estos requerimientos, pero chocaban con la legislación autonómica de 2009. Al no cumplir con la distancia de 2.000 m el Ayuntamiento no ha dado hasta la fecha ninguna licencia y por lo tanto no se ha podido completar el expediente.

El Seprona alertó sobre esta situación al recibir una denuncia en diciembre de 2022 y apercibió a los propietarios de que si no conseguían la licencia tendrían que cesar la actividad. Para intentar parar ese cese inminente este viernes, el Ayuntamiento ha concertado esta misma mañana una reunión ante Medio Natural en Huesca y ante el INAGA.

Contestación social

Ante esta tesitura, los propietarios de Iris publicaron el fin de semana un alegato en las redes sociales en el que mostraban los motivos por los que consideran que deben ser catalogados como una actividad de interés pública. Su mensaje caló entre la sociedad barbastrense y del entorno. La plataforma Change.org ya supera las 3.130 firmas de apoyo a la continuidad de este centro creado en 2018. Los mensajes de apoyo se han multiplicado en las redes sociales. Y también han recibido muestras de solidaridad desde otros puntos de la provincia de Huesca, como desde la protectora de animales El Arca de Santi de Monzón, o de colectivos animalistas de ámbito nacional.

Jorge Raya se mostraba satisfecho por el resultado de la reunión y agradecía la voluntad del Ayuntamiento para buscar una solución. “Están haciendo todo lo que está en su mano y nosotros tenemos ya a nuestros servicios jurídicos trabajando. Presentaremos un informe que deje claro qué somos, qué hacemos, qué aportamos y por qué debemos seguir existiendo y que avale al Ayuntamiento a dar argumentos a quien debe legalizarnos. El Ayuntamiento sólo puede ayudar y nos está ayudando todo lo que puede“.

También ha puesto como ejemplo el de la Fundación Quebrantahuesos, que se ubica dentro del castillo de Aínsa, espacio protegido y constituye el parque zoológico más pequeño de España. “El Ayuntamiento de Aínsa los declaró lugar de interés y con esa catalogación han podido trabajar. La legislación actual es distinta, pero en esencia ese es nuestro argumento para poder continuar con la actividad”, afirma Raya.

Respaldo municipal

Desde el Consistorio en nota de prensa subraya que apoyarán al Centro Iris para “que legalice su situación, no deba cesar en sus actividades y se garantice el bienestar de los animales silvestres y domésticos que custodia”.

Hoy, Iris dispone de licencia para funcionar como centro de crianza y venta de animales, pero desarrolla muchas otras actividades y el objetivo compartido de los gestores del equipamiento y del Consistorio es que puedan llegar, si la Ley lo permite, a convertirse en parque zoológico.

Cesión de terrenos

El Ayuntamiento, incluso, ha ofrecido a los gestores de Iris la posibilidad de cederles gratuitamente un terreno municipal para que se instalen allí si, finalmente, no resulta posible legalizar las actuales instalaciones. “Queremos que sigan funcionando, porque aportan un atractivo añadido a la ciudad y desempeñan una importante labor, pero hace falta que sus servicios jurídicos lo argumenten para que, si es posible, se pueda interceder de algún modo ante la DGA, que es quien otorga estas licencias. Si no, siempre queda la posibilidad del traslado y les hemos animado a que lo valoren”, explica el alcalde.

Gestiones

Durante el último año, el alcalde de Barbastro Fernando Torres y la primera teniente alcalde Blanca Galindo se han reunido repetidas veces con Manuel Blasco, el consejero de Medio Ambiente, y con los propietarios del centro Iris para tratar de identificar una solución ajustada a derecho y satisfactoria para la ciudad. Las gestiones seguirán ante los estamentos que sea necesario: “Se han enviado informes, que de momento no han tenido respuesta, y se han mantenido reuniones y encuentros sobre este particular con la Consejería durante el pasado mandato y lo que llevamos de éste. De hecho, en cuanto tuvimos noticia de la notificación que habían recibido hace pocos días, se ha vuelto a contactar con la Consejería, pero la norma es la que es hoy por hoy y las salidas son las que son. Por eso, la solución inmediata que se puede aportar es esta: que Iris aporte argumentos jurídicos de peso que ayuden a que desde el Gobierno de Aragón entienda su importancia. Por si eso no bastase, hasta les ofrecemos unos terrenos, porque queremos que sigan en Barbastro. El Ayuntamiento lo tiene claro: les hemos ayudado, les estamos ayudando y seguiremos apoyándoles en todo lo que esté en nuestra mano”, indica el primer edil barbastrense.

Fuente:

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca/2024/02/26/centro-zoologico-iris-pedira-declarado-interes-publico-1714239.html